¿Eres consciente del trato que recibiste en la primera infancia (1 a 2 años de edad) hasta los cinco primeros años de tu edad temprana? probablemente no lo recuerdes, pero todos esos mensajes recibidos y todas esas primeras experiencias vividas se han grabado en nuestro subconsciente, en nuestra memoria e influyen quieras o no en nuestros pensamientos y conductas actuales, creando una serie de emociones que muchas veces no comprendemos porque reaccionamos de esa manera. Cuándo vas por la calle has podido observar personas que son reactivas (emocionales), han aprendido a responder de esa manera. Desde los inicios de tu vida, formas parte de un entorno y muchas veces nos volvemos víctimas de éste, asimismo, hemos generado una serie de pensamientos automáticos que nos vuelven autómatas y hacemos las cosas de forma inconsciente, veamos ahora aquellas situaciones que desencadenan los pensamientos automáticos tenemos:

  • Acontecimientos particulares
  • Pensamientos angustiantes
  • Recuerdos
  • Imágenes
  • Emociones
  • Conductas
  • Sensaciones fisiológicas
  • Sensaciones mentales

Estas situaciones te llevan a desarrollar pensamientos automáticos y experimentamos los siguientes:

  • Esto parece difícil………
  • Creo que no lo puedo hacer
  • Estoy seguro de que lo estropearé todo
  • No soy bueno
  • Probablemente fracasaré
  • Siempre he sido de esta manera
  • Abandono, es demasiado
  • No puedo creer que me quieras en tu equipo
  • No sé mucho sobre nada
  • No creo que vaya hacer un buen trabajo
  • No creo que impresione a nadie.

¿Sabías de estos pensamientos automáticos que te has creado durante toda tu existencia? ¿Lo has experimentado? me atrevo a decir, que si lo has hecho y más aún sigues viviendo y respondiendo de acuerdo a estos pensamientos.